REINTEGROS A LAS EXPORTACIONES. MODIFICACIONES DE ALÍCUOTAS.
En fecha 21 de agosto pasado entró en vigencia a través de publicación el B.O. el Decreto 767/18, el que determina una disminución en la alícuota de los reintegros a las exportaciones.
La norma tuvo su fundamento en el “contexto internacional y la necesidad de fortalecer la situación fiscal”, considerándose “necesario efectuar un proceso de revisión y reestructuración integral sobre el régimen de Reintegros a la Exportación”.
También la norma establece un tratamiento especial para el fortalecimiento de las PYMES, propiciando en su artículo 8º la implementación de un régimen especial de compensación y devolución de saldos acreedores y deudores de naturaleza tributaria para dicho segmento.
En consecuencia, las alícuotas quedaron reducidas de la siguiente manera, según la Nomenclatura Común del Mercosur de interés para el sector maquinaria agrícola y afines en gral., a saber:
Del 8% al 5 %
NCM 84323110; 84323190; 84323910 y 84323990 (sembradoras)
NCM 84244900 (pulverizadores)
NCM 84798940 (silos)

Del 7 al 5,5 %
NCM 87162000 (tolvas)
La medida significa un impacto importante para las empresas exportadoras, que será compensado según el Gobierno Nacional por la cotización que en la actualidad tiene el dólar estadounidense, moneda de uso en el comercio exterior, lo que incrementará según esa visión el número de exportaciones de forma considerable.

REESTABLECIMIENTO DE DERECHOS DE EXPORTACIÓN
A su vez, el pasado 03 de septiembre entró en vigencia el Decreto 793/18, que restablece la obligatoriedad del pago de los derechos de exportación, tanto respecto a productos primarios como los que poseen determinado valor agregado.
Se recuerda que hasta dicha fecha el exportador, desde el mes de diciembre de 2015, no tenía obligación alguna de pago de derechos de exportación, los que deberán hacerse efectivos de aquí en adelante como máximo dentro de los 15 días de la fecha de oficialización del Permiso de Embarque relacionado.
El fundamento de dicha medida es “establecer pautas, límites y lineamientos en materia fiscal y regulatoria para asegurar la convergencia fiscal, una política tributaria eficiente y la reducción paulatina de la carga tributaria”, y continúa expresando “que el nuevo contexto internacional, la necesidad de acelerar la consolidación fiscal, y las recientes alteraciones cambiarias y su efecto en los precios internos hacen necesario modificar transitoriamente los niveles de derechos de exportación”.
El principio general reflejado en la norma es que los derechos de exportación serán de un 12 % sobre el valor FOB de las mercaderías exportadas, pero a continuación aclara que tendrá un tope de $ 3 por dólar exportado para los bienes industrializados, y de $ 4 por dólar exportado para los bienes primarios, por lo que según la cotización oficial del dólar a la fecha se tendría que estar pensando en el pago de entre el 7,8 y el 8 % sobre el valor FOB de las mercaderías exportadas.
Aún teniendo en cuenta la excepcionalidad de la medida, con vigencia hasta diciembre de 2020, significa una afectación importante a la industria exportadora, ya que deberá abonarse esta alícuota prácticamente de forma anticipada, para luego recuperar en concepto de reintegros un porcentaje considerablemente inferior, lo que hará analizar al exportador detalladamente el nivel de costos adicionales al valor en sí de las mercaderías, dato de por sí de significativa importancia en comercio exterior.
Por otro lado, puede haber planteos jurídicos atinentes a la inconstitucionalidad de este decreto, ya que si bien el Poder Ejecutivo de la Nación tiene entre sus facultades las fijaciones, eliminaciones, modificaciones o alteraciones relacionados a los tributos que gravan el comercio exterior, según lo que establece el Código Aduanero, no es un dato menor que nuestra propia Constitución Nacional determine que es el Congreso nacional a través del dictado de una ley el que tiene facultades para establecer tributos o gravámenes, por lo que debería tomarse en cuenta la jerarquía de la Constitución por sobre el Código Aduanero. Esto ya fue establecido oportunamente por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el fallo Camaronera Patagónica.
IMPORTACIONES. ELIMINACIÓN DEL CANAL ROJO
Es de interés remarcar que con la derogación de la Resolución General 2716/2009 de la AFIP, de hecho se ha eliminado el canal rojo como modalidad de control respecto a las importaciones.
Es decir, que ya no se exigirá que las importaciones sean canalizadas por el mencionado canal, que exigía, además de la declaración exacta de valor, el control físico de las mercaderías importadas.
Este mecanismo fue suplantado por otro actual, que hace hincapié más bien en tener en cuenta los antecedentes y la fiabilidad del importador, y no la posición arancelaria del bien importado.
Esto determina en definitiva en una mayor flexibilidad en el control de importaciones por parte de la Aduana nacional.

CERTIFICADO DE ORIGEN MERCOSUR DIGITAL
A partir del próximo noviembre será exigible a los exportadores la presentación del Certificado de Origen Mercosur de manera digital, llevándose a cabo pruebas piloto en la actualidad con Brasil y Uruguay, aunque será extensivo para todo destino a partir del mes arriba señalado.
Dicho trámite podrá hacerse a través de la plataforma TAD (trámites a distancia), como una manera ágil y económica de hacerse del certificado de origen.
Todo esto se enrola en la política de “Aduana sin papeles” que el Gobierno Nacional intenta desarrollar, en consonancia con diversas normas internacionales que tratan el tema.

En fecha 21 de agosto pasado entró en vigencia a través de publicación el B.O. el Decreto 767/18, el que determina una disminución en la alícuota de los reintegros a las exportaciones.
La norma tuvo su fundamento en el “contexto internacional y la necesidad de fortalecer la situación fiscal”, considerándose “necesario efectuar un proceso de revisión y reestructuración integral sobre el régimen de Reintegros a la Exportación”.
También la norma establece un tratamiento especial para el fortalecimiento de las PYMES, propiciando en su artículo 8º la implementación de un régimen especial de compensación y devolución de saldos acreedores y deudores de naturaleza tributaria para dicho segmento.
En consecuencia, las alícuotas quedaron reducidas de la siguiente manera, según la Nomenclatura Común del Mercosur de interés para el sector maquinaria agrícola y afines en gral., a saber:
Del 8% al 5 %
NCM 84323110; 84323190; 84323910 y 84323990 (sembradoras)
NCM 84244900 (pulverizadores)
NCM 84798940 (silos)

Del 7 al 5,5 %
NCM 87162000 (tolvas)
La medida significa un impacto importante para las empresas exportadoras, que será compensado según el Gobierno Nacional por la cotización que en la actualidad tiene el dólar estadounidense, moneda de uso en el comercio exterior, lo que incrementará según esa visión el número de exportaciones de forma considerable.

REESTABLECIMIENTO DE DERECHOS DE EXPORTACIÓN
A su vez, el pasado 03 de septiembre entró en vigencia el Decreto 793/18, que restablece la obligatoriedad del pago de los derechos de exportación, tanto respecto a productos primarios como los que poseen determinado valor agregado.
Se recuerda que hasta dicha fecha el exportador, desde el mes de diciembre de 2015, no tenía obligación alguna de pago de derechos de exportación, los que deberán hacerse efectivos de aquí en adelante como máximo dentro de los 15 días de la fecha de oficialización del Permiso de Embarque relacionado.
El fundamento de dicha medida es “establecer pautas, límites y lineamientos en materia fiscal y regulatoria para asegurar la convergencia fiscal, una política tributaria eficiente y la reducción paulatina de la carga tributaria”, y continúa expresando “que el nuevo contexto internacional, la necesidad de acelerar la consolidación fiscal, y las recientes alteraciones cambiarias y su efecto en los precios internos hacen necesario modificar transitoriamente los niveles de derechos de exportación”.
El principio general reflejado en la norma es que los derechos de exportación serán de un 12 % sobre el valor FOB de las mercaderías exportadas, pero a continuación aclara que tendrá un tope de $ 3 por dólar exportado para los bienes industrializados, y de $ 4 por dólar exportado para los bienes primarios, por lo que según la cotización oficial del dólar a la fecha se tendría que estar pensando en el pago de entre el 7,8 y el 8 % sobre el valor FOB de las mercaderías exportadas.
Aún teniendo en cuenta la excepcionalidad de la medida, con vigencia hasta diciembre de 2020, significa una afectación importante a la industria exportadora, ya que deberá abonarse esta alícuota prácticamente de forma anticipada, para luego recuperar en concepto de reintegros un porcentaje considerablemente inferior, lo que hará analizar al exportador detalladamente el nivel de costos adicionales al valor en sí de las mercaderías, dato de por sí de significativa importancia en comercio exterior.
Por otro lado, puede haber planteos jurídicos atinentes a la inconstitucionalidad de este decreto, ya que si bien el Poder Ejecutivo de la Nación tiene entre sus facultades las fijaciones, eliminaciones, modificaciones o alteraciones relacionados a los tributos que gravan el comercio exterior, según lo que establece el Código Aduanero, no es un dato menor que nuestra propia Constitución Nacional determine que es el Congreso nacional a través del dictado de una ley el que tiene facultades para establecer tributos o gravámenes, por lo que debería tomarse en cuenta la jerarquía de la Constitución por sobre el Código Aduanero. Esto ya fue establecido oportunamente por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el fallo Camaronera Patagónica.
IMPORTACIONES. ELIMINACIÓN DEL CANAL ROJO
Es de interés remarcar que con la derogación de la Resolución General 2716/2009 de la AFIP, de hecho se ha eliminado el canal rojo como modalidad de control respecto a las importaciones.
Es decir, que ya no se exigirá que las importaciones sean canalizadas por el mencionado canal, que exigía, además de la declaración exacta de valor, el control físico de las mercaderías importadas.
Este mecanismo fue suplantado por otro actual, que hace hincapié más bien en tener en cuenta los antecedentes y la fiabilidad del importador, y no la posición arancelaria del bien importado.
Esto determina en definitiva en una mayor flexibilidad en el control de importaciones por parte de la Aduana nacional.

CERTIFICADO DE ORIGEN MERCOSUR DIGITAL
A partir del próximo noviembre será exigible a los exportadores la presentación del Certificado de Origen Mercosur de manera digital, llevándose a cabo pruebas piloto en la actualidad con Brasil y Uruguay, aunque será extensivo para todo destino a partir del mes arriba señalado.
Dicho trámite podrá hacerse a través de la plataforma TAD (trámites a distancia), como una manera ágil y económica de hacerse del certificado de origen.
Todo esto se enrola en la política de “Aduana sin papeles” que el Gobierno Nacional intenta desarrollar, en consonancia con diversas normas internacionales que tratan el tema.

Por Fernando Milano (*)

(*) Miembro de la Secretaría Técnica del Centro Industrial de Las Parejas (Área de Comercio Exterior)
Profesor de las materias Derecho Internacional Privado, Derecho Aduanero y Derecho de la Integración de las Facultades de Derecho de la UNR y de la UBA

 

 

 
 
30/08/2017
Seminario “Pérdidas dentro de los procesos productivos y herramientas para mejorar la Productividad”
Modalidad: Videoconferencia
Docente: Alejandro Gariglio
Días de Dictado y horarios: 30 de agosto de 2017 de 16:30hs a 19:30hs
 
 
 
 
 
 
 
Inicio
Contactos
Oferta Exportable
Links Útiles
   
Acuerdo N°58/01 (CCE)
   
Institucional
Quienes Somos
Comisión Directiva
Cámara Regional
Secretaria Técnica
Comisión Joven
Asociados
CEDIN
Quienes Somos
Economía
Comercio Exterior
Tecnología
Interacción y reportes
Recursos Humanos
 
Diseño y Programación Alejandro Falappa